33.8 C
Monzón
domingo, 14 agosto, 2022

“Tener un equipo femenino de baloncesto a nivel nacional y con jugadoras de aquí… será algo muy difícil de volver a repetir”

La montisonense Eva Castel recibió un reconocimiento a su trayectoria en el mundo de la canasta en la gala organizada por la Federación Aragonesa de Baloncesto que tuvo lugar en Zaragoza el pasado 13 de diciembre. Eva jugó en todas las categorías base del Club Baloncesto Monzón y formó parte del equipo Senior durante una década, donde logró ascender a 1ª Nacional, toda una proeza para un grupo formado prácticamente en su totalidad por jugadoras de la cantera. Durante los últimos años ha seguido vinculada a este deporte como entrenadora y ha competido a menor nivel de forma esporádica y en torneos de veteranas (+40). Su última aventura, la creación de la Monzón School Basket, que pretende introducir el baloncesto en los colegios.

“Un día para el recuerdo”, así define Eva lo que vivió en la capital aragonesa, en una gala donde recibió uno de los premios anuales que cada año reparte la Federación. En ella también fue distinguido a título póstumo Ángel Corvinos, fallecido recientemente. La montisonense fue una de las tres mujeres galardonadas por su trayectoria. “Cuando haces algo que te apasiona durante muchos años y encima te reconocen tu trabajo… es una sensación increíble. La verdad que no me lo esperaba y me llevé un tremendo alegrón cuando me lo comunicaron. Muchísima gente del baloncesto y de otros ámbitos me felicitaron y contactaron conmigo, incluso personas que hacía tiempo que no sabía de ellas. A través de las redes sociales ha tenido bastante repercusión”, señala y asegura que está muy agradecida.

INICIOS A MEDIADOS DE LOS OCHENTA

La pelota naranja se cruzó en la vida de nuestra protagonista y el flechazo fue inminente, unos inicios que tuvieron lugar en el colegio Santa Ana, donde había una gran tradición baloncestística. “Jugué allí hasta infantiles para después pasar al Club Baloncesto Monzón. Siempre fui muy inquieta, me encantaba el deporte, jugar en la calle…”, comenta Eva, que ahora compatibiliza sus labores como profesora en el colegio de Binaced con su nuevo proyecto: Monzón School Basket.

Fueron unos años espectaculares para el baloncesto femenino en la capital mediocinqueña, las primeras temporadas costó armar un equipo competitivo, pero poco a poco e impulsado por un grupo de jugadoras de la casa, consiguieron disputar hasta cuatro fases de ascenso y proclamarse campeonas de Aragón. “Antes que nosotras, en los ochenta, hubo algún otro equipo femenino. Cuando nosotras terminamos nuestro periodo en el colegio Santa Ana, nos unimos a otras chicas de la Academia Minte y alguna que otra del Aragón, ese era el núcleo del grupo. Comenzamos en segunda aragonesa y llegamos a ascender a 1ª Nacional, lo que hoy en día sería una Liga Femenina 2. Aquella temporada nos medimos a equipos de Navarra, La Rioja, País Vasco y Aragón; conseguimos la permanencia, pero por desgracia ese fue el último año del equipo”, lamenta.

La falta de relevo generacional y las circunstancias personales de varias de las veteranas pusieron el punto final a las andanzas de un equipo para la historia. Han pasado casi dos décadas desde entonces y Monzón no ha vuelto a tener un equipo femenino senior en competición. “Hubo una época que una buena parte de las jugadoras estudiábamos en Zaragoza y eso dificultaba los entrenamientos. Cuando volvimos a casa, además de la madurez en la pista, logramos fortalecer el bloque y dimos el salto de calidad. La mezcla de veteranía y juventud funcionó a las mil maravillas”. Recuerda con cariño aquellos partidos en el Joaquín Saludas con unas gradas repletas y una afición que apoyaba con fervor a los equipos de la ciudad. “Tener un equipo femenino de baloncesto a nivel nacional y con jugadoras de aquí… será algo muy difícil de volver a repetir”.

REGRESO A LAS CANCHAS

Después de aprobar las oposiciones y tras dos años alejada del baloncesto, recibió la llamada de una amiga para que se uniera a un equipo en Huesca; a continuación, jugó en Barbastro en 2ª aragonesa en diferentes etapas hasta hace un par de temporadas, cuando por falta de efectivos el equipo no salió adelante. “En esta zona no hay ningún equipo federado actualmente y es una pena”. Para matar el gusanillo juega torneos de veteranas (+40) con el Club Baloncesto Femenino Huesca Supersenior, que se disputan en diferentes ciudades de todo el país. “Incluso he ido a competiciones por Europa (Venecia, Hamburgo…) y en un par de ocasiones he formado parte de las “Pick and Mix”, un equipo inglés al que le faltaba gente y fuimos con un par de amigas a completar el grupo”.

Como entrenadora, comenzó con apenas 18 años cuando ayudaba a Ángel Corvinos o Alberto Guiral con los chavales de la cantera del Club Baloncesto Monzón. Tras formarse y obtener varios títulos de entrenadora siguió ligada al deporte formativo en su ciudad durante varias temporadas. “Cuando dejé de jugar en 2002 estuve un tiempo alejada de las canchas, para después iniciar una nueva etapa en Barbastro, en este caso tras una propuesta que me realizó Jesús Carrera –fue mi primer entrenador en Santa Ana-. Allí estuve vinculada al colegio Escolapios y más adelante coordiné la escuela de baloncesto”.

MONZÓN SCHOOL BASKET

El pasado verano surgió un nuevo proyecto, la creación de un club que nace con el objetivo de llevar el baloncesto a las escuelas. Fue un comienzo un tanto precipitado, debido a que se acabó de perfilar a finales de agosto y al presentar la iniciativa en los colegios, los alumnos ya tenían organizadas las extraescolares. “Junto a Miguel Aso y con la ayuda de Bea Sanchis hemos comenzado con varios grupos en los colegios Aragón, Joaquín Costa y más recientemente en el Monzón III”. En total son cerca de una treintena de escolares, donde destaca la gran cantidad de féminas que se han sumado al proyecto, una circunstancia que alegra particularmente a Eva.

“Lo importante es que se diviertan y cuando crezcan tengan la posibilidad de decidir. Por suerte, ahora mismo existen en Monzón un montón de deportes para elegir y nuestro objetivo es iniciar en el baloncesto a los más pequeños. Algunos no habían jugado nunca, y a través de diversos juegos los vamos introduciendo: practicamos el bote, el pase o la coordinación”. Además, han creado un equipo con los alumnos de quinto y sexto de primaria que forman parte de la Monzón School Basket y que cada dos o tres semanas compiten en el Circuito Paco Corrales, una competición cuyas sedes van rotando por diferentes poblaciones de la provincia de Huesca. “Está muy bien organizado y para nuestros jugadores es una motivación poder jugar un par de partidos contra equipos de otras poblaciones”, señala.

El club todavía está en una fase embrionaria, pero esperan seguir creciendo y lograr que el baloncesto recupere fuerza en la ciudad e incluso barajan la posibilidad de acudir a otras poblaciones si hubiera demanda de la actividad. “Nuestro objetivo es seguir en los colegios y ofrecer esa primera fase de conexión con este deporte, con el paso del tiempo ya veremos hacía dónde nos encaminamos”, concluye.

Otras noticias