14.3 C
Monzón
miércoles, 20 octubre, 2021

“Nosotros no elegimos las circunstancias, pero si la actitud para afrontarlas”

Entrevista con Isaac Claver, alcalde de Monzón en la que realizamos un repaso a los diferentes temas de actualidad municipal. Entre ellos destacan aquellos aspectos relacionados con la pandemia, como la gestión de la misma, el brote en Riosol o el desgaste político y personal que le está provocando. También analiza las tensiones vividas en el equipo de gobierno, aseverando que en los aspectos importantes mantienen la unión. El parquin municipal, la mezquita, el tren, la falta de espacio en el Instituto, la rotonda del paseo San Juan Bosco o los presupuestos para 2021 son otros de los asuntos sobre los que nos da su visión.

– ¿Qué valoración realiza de 2020, su primer año completo como máximo responsable del Ayuntamiento de Monzón?

Hemos tenido que adaptarnos a lo desconocido. La incertidumbre, el nerviosismo, la crisis sanitaria ligada a la económica han sido nuestros compañeros de viaje. Nosotros no elegimos las circunstancias, pero si la actitud para afrontarlas. Desde mediados de marzo tuvimos que adaptarnos constantemente a situaciones insólitas y cambios de normativas. Quiero destacar que logramos llegar a múltiples acuerdos por unanimidad de los cinco partidos políticos que formamos parte del Ayuntamiento. La prioridad era la salud de nuestros vecinos, era una cuestión de ciudad y todos sumamos para intentar tomar las decisiones acertadas.

– ¿Cómo vivió el brote que sufrió la residencia Municipal Riosol?

Noviembre fue el mes más duro de mi vida, no solo de mi etapa como alcalde. Fue un momento muy difícil, con un gran estrés y agobio generalizado, sumado a la preocupación por nuestros mayores y los trabajadores. Entró el virus y corrió como la pólvora… hemos llorado todos viendo con impotencia que no podíamos hacer nada más. Las familias han sido comprensivas. Respecto a la campaña de vacunación que ya ha comenzado en algunos lugares de Aragón, de momento no tenemos información. Pedimos un mínimo de comunicación para trabajar coordinados y tener una previsión.

-Al margen de la pandemia, ¿les está costando mucho llegar a acuerdos con sus socios de gobierno?

Hay momentos de tensión, pero como en todas las casas o familias. Por mucho que a algunos les gustaría, el equipo sigue unido. Es cierto que a veces no tenemos la misma opinión, pero en aquellos temas importantes logramos alcanzar acuerdos. Estoy agradecido a nuestros socios por estar a la altura e intentar buscar lo mejor para la ciudad. Aunque también es cierto que el desgaste que nos está provocando la covid es tremendo en todos los aspectos.

– ¿Cuál es la situación del parquin de Cortes de Aragón y las dificultades surgidas por la falta de rotación de vehículos?

Prometimos que lo abriríamos, y a los dos meses de llegar a la alcaldía lo pusimos en funcionamiento de modo gratuito. Enseguida vimos que en lugar de un uso se produjo un abuso y buscamos una solución respecto a la rotación de vehículos. La fórmula era la instalación de unos nuevos equipos informáticos –los anteriores se habían quedado obsoletos-. Con la pandemia todo se paralizó, pero ahora ya se ha adjudicado el pliego y esperamos que en enero esté en marcha. Tenemos que terminar de definir las condiciones de uso, en principio se combinará carácter gratuito y de pago. Puede haber diversas alternativas y lo queremos consultar con diferentes sectores como la asociación de Comercio.

– ¿Qué nos puede contar sobre la desavenencia originada hace un par de años referente a la ubicación de una mezquita en el barrio de la Estación?

El asunto está judicializado, y el juicio parece estar próximo, aunque no me atrevo a dar una fecha. Existen dos partes, por una los vecinos y por otro la comunidad musulmana; el Ayuntamiento trata de mediar para encontrar una solución. El anterior equipo de Gobierno ya intentó solventar la disputa, pero el asunto se ha enquistado. La alternativa que ofrecemos desde el Consistorio es comprar el local y reubicar la mezquita en otro lugar, pero para eso se tiene que llegar a un acuerdo.

-Otro de los asuntos candentes hace referencia al Instituto y los problemas de espacio que existen en el IES Mor de Fuentes.

La primera visita que realicé fuera de Monzón como alcalde, junto a la concejala Nuria Moreno, fue para reunimos con la directora provincial y entregarle un informe que reflejaba las carencias de espacio de este centro. La planificación educativa corresponde al Gobierno de Aragón y ellos deben ser los que manejen las alternativas. No estamos recibiendo respuestas firmes. En el momento que nos transmitan que hay voluntad de construir un segundo instituto en la ciudad, nosotros pondremos el suelo a su disposición. De nada sirve que cada institución vaya por un lado diferente. Esperamos soluciones de calidad, que demuestren que apuestan por esta zona y sus gentes.

-El servicio ferroviario de pasajeros se ha reducido en los últimos años y la pandemia le está dando un golpe que lo deja herido de muerto. ¿Cuál es la coyuntura actual?

En lo referente al transporte de mercancías somos un referente, pero en cuanto a pasajeros, los servicios son cada vez menores y estamos luchando por restablecer las mismas frecuencias que antes de la pandemia –se han reducido de tres a dos los viajes en la línea Lérida-Zaragoza y viceversa-. También se cerraron las dependencias y ni siquiera funcionaba la venta en taquilla, una problemática que se ha subsanado después de que finalizaran unas obras llevadas a cabo por ADIF –ahora es Renfe la que gestiona estos servicios-. La lucha por el tren debe ser una cuestión de ciudad y me duele que algunos lo quieran utilizar partidistamente, cuando todos tenemos los mismos intereses.

-La rotonda ubicada en paseo San Juan Bosco y los nuevos aparcamientos de la zona han generado comentarios de todo tipo en la ciudad. ¿Qué tiene que decir al respecto?

La justificación es clara y tiene que ver con motivos de seguridad. Quiero recalcar que desde el Ayuntamiento no hemos invertido ni un euro en ella. Con su puesta en marcha se ha mejorado la fluidez en el tráfico y se ha reducido la velocidad de los vehículos. El proyecto estuvo en exposición pública y varios vecinos y también el PSOE presentaron alegaciones. El concejal de Urbanismo mantuvo reuniones con todas las partes implicadas y se fueron dando soluciones a las diferentes complicaciones surgidas. Por otro lado, también se ha producido un ensanchamiento de aceras, mejoras en la iluminación y hemos generado nuevos aparcamientos. A los vecinos al principio les extrañó un poco su disposición, ya que se realizan de forma invertida, se aparca marcha atrás y se reincorporan a la calzada de cara. Este es el criterio que nos recomiendan desde la DGT.

-En cuanto a la industria, un sector que siempre ha tenido un gran peso en la ciudad, Veos Ibérica y Ferroatlántica del Cinca, son la cara y la cruz de este 2020.

La construcción de Veos Ibérica sigue adelante, la polémica fue una cosa que algunos generaron intencionadamente. Muy pronto será una realidad, un proyecto innovador de referencia en materia agroalimentaria que con mucho trabajo hemos logrado que se asiente en nuestra ciudad. Respecto a Ferroatlántica –antigua Hidro Nitro-, cuando nos enteramos de la problemática reunimos a todos los portavoces municipales y conocimos de primera mano –comité de empresa- la situación. Vamos a apoyarles en la medida de nuestras posibilidades, pero es imprescindible la implicación del Gobierno de Aragón e incluso el de España para darle una solución. La planta es de una gran importancia para nuestro territorio y su reestructura podría acarrear la perdida de muchos puestos de trabajo que afectaría a nuestros vecinos. Vamos a seguir muy cerca el devenir de los acontecimientos y ojalá se pueda solventar.

-Respecto a la planta de biomasa, ¿Cuál es su punto de vista?

El proyecto no está descartado, la licencia integral se ha prorrogado. Hace unos cinco años obtuvieron todos los permisos y recientemente el juzgado ha resuelto que todo está en regla. Ahora mismo la empresa no tiene derechos de energía renovable para desarrollar la iniciativa en Monzón, pero si hubiera una subasta energética y adquirieran derechos, podrían retomarlo. Nosotros estamos a favor de la legalidad y de un proyecto que la justicia ha dicho que es viable. Además, no tenemos margen de actuación.

– ¿Qué nos puede adelantar de los presupuestos?

Estamos en negociaciones con el equipo de gobierno y en enero los tendremos preparados para aprobar. Las cifras serán similares a las de 2020, pero habrá que realizar adaptaciones en cuanto a las inversiones y sobre todo tener en cuenta las circunstancias provocadas por la pandemia. También hemos de ver como se usarán los remanentes de tesorería. La economía no es buena en la entidad, la deuda ronda los nueve millones de euros, lo que nos convierte en la segunda ciudad más endeudada por habitante de la Comunidad, solo por detrás de Zaragoza. En caja tenemos unos cuatro millones de euros, pero una parte es fija para poder hacer frente al gasto corriente.

-Recientemente ha sido nombrado secretario provincial del PP. ¿Qué le supone este nuevo cargo?

Que el partido haya pensado en mí para este puesto es un halago y una responsabilidad. La renovación es buena en todos los sentidos y ahora voy a poder trabajar también por la provincia. Pero quiero dejar claro que estoy centrado en Monzón, estar cerca de los vecinos y pelear por los intereses de la población. Esa es mi prioridad.

Otras noticias