4.9 C
Monzón
domingo, 29 enero, 2023

Nicolás Pérez: “Mi sueño sería debutar en 1ª División y vivir del fútbol”

Este joven montisonense afronta su tercera temporada consecutiva en la cantera del Villarreal, una de las más prolíficas del panorama nacional. El jugador vive lejos de su familia y apenas puede regresar a casa en Navidad y verano, pero sabe que para lograr el objetivo de triunfar en el fútbol tiene que sacrificarse al máximo y aprovechar su oportunidad. Este curso afronta su último año como Cadete en el submarino amarillo, donde aspira a seguir progresando, con el objetivo de debutar en 1ª División.

“Nico” comenzó muy jovencito jugando en el River Monzón. Corría detrás del balón con devoción y la verdad es que no se le daba nada mal. La llamada de la selección aragonesa  donde coincidió con otro montisonense, Roberto Martín, actualmente en el Real Madrid- lo cambió todo para él, ya que con poco más de diez años comenzó a recibir diferentes propuestas para seguir con su carrera deportiva. “El Oliver fue uno de ellos y tras hablarlo con mis padres decidimos aceptar el reto. Todas las semanas iba a Zaragoza tres días para entrenar y jugar el partido con mi nuevo equipo. Al finalizar la temporada y gracias al convenio entre clubes pude dar el salto al Villarreal junto a otros dos compañeros de equipo”, explica.

Llegó el momento de salir de casa por primera vez, y con 12 años puso rumbo a tierras castellonense para formar parte de la estructura de uno de los clubes de España que mejor trabaja la cantera. “Al principio fue duro, pero la verdad que los compañeros me lo pusieron muy fácil. Vivimos en una residencia y lo cierto es que apenas nos queda tiempo libre. Por la mañana vamos al Instituto y por las tardes toca entrenar”, señala. Desde el equipo les insisten en la importancia de los estudios y cuentan con personal que está muy pendiente de ellos para ayudarles y asesorarles en todo momento.

Una pieza fundamental en su carrera deportiva es su tío Carlos Valencia, que le intenta aportar la experiencia como jugador (Juvenil SD Huesca, filial del Real Zaragoza, una temporada en 2ª B en el Sariñena y varias temporadas en Tercera División con el Atlético Monzón y CD Binéfar, conjunto en el que milita actualmente). “Lo importante es que tenga los pies en el suelo, he visto a muchos jugadores que venían de canteras importantes y cuando tenían que dar el salto al fútbol profesional se han quedado en el camino. Con su edad lo principal es disfrutar, dar el máximo y aprender de las experiencias. El tiempo marcará dónde puede llegar”, explica Valencia.

FUERZA MENTAL

Nico se define como un extremo rápido y habilidoso, más asistente que goleador, y asegura que desde su llegada a tierras castellonenses ha evolucionado mucho como jugador, sobre todo por su fortaleza mental. “Mi principal mejora ha sido de cabeza, me considero más fuerte para afrontar las situaciones, estoy más centrado en mis objetivos y he madurado, estar viviendo fuera de casa te obliga a ello”, señala. Además, en el campo destaca que ha crecido tácticamente y también es más comprometido en tareas defensivas. Respecto a sus compañeros resalta que todos tienen un nivel similar y que “siempre hay buenas y malas rachas; a veces estás varios partidos que toca estar en el banquillo y cuando sales al campo hay que aprovechar la oportunidad”.

Formar parte de las categorías inferiores del Villarreal también tiene sus privilegios, como por ejemplo ver entrenar a los jugadores del equipo de 1ª División desde la ventana de la habitación de la residencia donde vive o acudir a los partidos del equipo. “El año pasado disfrutamos mucho con la Champions League, teníamos un carné y podíamos ir a todos los partidos que nos apetecía”. Respecto al futuro, este joven montisonense lo tiene claro: “Mi sueño sería debutar en 1ª División y vivir del fútbol”. Como ejemplo pone a Yéremi Pino, uno de los múltiples jugadores de la cantera del club que ha llegado a la élite, en este caso y con apenas 19 años ya es un referente en el fútbol nacional.

Tras varias semanas en Monzón, donde ha descansado junto a familia y amigos, a principio de agosto volvió a poner rumba a Villarreal. Allí espera escribir una nueva página de éxitos en su trayectoria, mientras disfruta de un camino con múltiples obstáculos que regatear hasta llegar a marcar el gol que le abra las puertas del éxito.

Otras noticias